Una posición incorrecta de los faros no solo supone un peligro para el conductor, sino también para el resto de usuarios de la carretera. No solo no proporcionan iluminación suficiente, también pueden deslumbrar a los conductores de los vehículos que circulan en sentido contrario. Por lo tanto, es importante comprobar sus luces frecuentemente para garantizar una conducción segura en todo momento.

Seguir leyendo