El número creciente de equipos electrónicos en coches y las nuevas tecnologías como sistemas de Start/Stop o frenado con recuperación de energía, requieren baterías de alto rendimiento. Las fuentes de energía convencionales, por ejemplo, se sobrecargan pronto con el arranque frecuente del motor.

Seguir leyendo